Intervención Presidente

Discurso Público 16/12/2020 15 745
  • |
  • |

INTERVENCIÓN PRESIDENTE FEMEVAL, Vicente Lafuente, rueda prensa presentación XIX Premios Femeval - 16 de diciembre de 2020

Buenos días a todos y todas y gracias por responder a nuestra convocatoria.

 

Quién nos iba a decir que, después de 19 años, íbamos a encontrarnos en un escenario tan diferente al habitual para celebrar nuestros Premios.

 

Sin duda, debido a un nuevo contexto que nos ha puesto ante el mayor desafío al que nos hemos enfrentado en mucho tiempo. Un estado jamás vivido de cuarentena global, que nos ha mostrado, a golpe de realidad, su duro impacto sobre la salud y vidas de las personas.

 

Una etapa de convulsión que ha hecho tambalear la actividad económica, ha puesto en evidencia la capacidad de reacción política, y ha impactado enormemente en los patrones de consumo de la sociedad.

 

Una situación que no se había visto en la historia moderna ante la que hemos tenido que apoyarnos en valores de responsabilidad, esfuerzo, disciplina, compromiso y sacrificio.

 

Pero cuando todo se tambalea, cuando todo parece derrumbarse, hay que permanecer firmes. Así lo hemos hecho las empresas de la industria, comercio y servicios del metal en estos meses críticos tomando decisiones difíciles a corto plazo para ganarnos el futuro. Aunque cabe resaltar que esa siempre ha sido una de las características de nuestro sector, mirar al futuro y luchar por él.

 

Por eso, y aunque sea imputable a la pandemia el no celebrar presencialmente los Premios FEMEVAL, no queríamos que 2020 se quedara en blanco sin un reconocimiento público al esfuerzo de todo un sector que ha sido un ejemplo para los demás.

 

Para ello hemos organizado una edición especial de carácter simbólico para hacer extensivos los galardones a todas las empresas de la industria, comercio y servicios del metal, sin distinción.

 

Porque todas se merecen un premio, y este año es para ellas.  Así, y con el lema “Este año todas ganamos”, queremos reconocer y aplaudir la labor de las 3000 empresas del metal que forman parte de nuestra federación y agradecerles su empeño por sustentar la economía en las actuales circunstancias.

 

Son empresas con nombre propio que han demostrado día a día, que pueden y se saben adaptar, y que hacen posible lo imposible.

 

Un agradecimiento público que no sólo se lo da su federación, sino que también cuenta con la complicidad de numerosos representantes institucionales y empresariales que han dejado su testimonio para dar una inyección de ánimo a las empresas y un aplauso dedicado a todas ellas. Desde el president de la Generalitat, el conseller de Economía, presidentes de CONFEMETAL, la CEV, Cámara de Comercio, AIDIMME, CCOO PV, UGT PV, hasta empresas galardonadas en ediciones anteriores como Industrias Saludes, Dymsa, Nunsys, Galol, Zummo, Mariner, Istobal… A todos les traslado nuestro agradecimiento porque han vuelto a mostrar, como en reiteradas ocasiones, su compromiso con nuestro sector.

 

Estos testimonios los hemos recogido en la web premios.femeval.es, creada para esta ocasión tan especial. Y sus aplausos forman, a su vez, parte del audiovisual que hemos realizado para conmemorar esta ocasión tan especial. Adelante vídeo.

 

Como decía al principio, este año todos y todas hemos sufrido y nos hemos sacrificado. Porque ha sido la primera crisis que nos ha afectado a nivel global.

 

Hemos sobrevivido a una sobreexposición de datos, de comparecencias, de versiones y opiniones. A normativas dispares, a menudo caóticas e improvisadas, ante las que las empresas y organizaciones representativas hemos tenido que cambiar de piel para adaptarnos a ellas.

 

Como era de esperar, la pandemia ha pasado factura en todos los ámbitos. Y también al metal.

 

La facturación de nuestro sector ha sufrido una caída del -18,4% en el tercer trimestre del año. Por subsectores la industria y la venta y reparación de vehículos han sido los más afectadas al descender en un 21%, y el comercio del metal el menos perjudicado, y aun así ha sufrido una disminución media de su facturación del -11,5%.

 

En materia de empleo, con un total de 193.049 puestos de trabajo registrados, se mantiene una pérdida de 6.634 personas trabajadoras respecto a finales de 2019.

 

Las exportaciones han disminuido también en un 20,56%, destacando retrocesos superiores al 25,05% en el subsector de maquinaria y en el de vehículos y sus componentes. Respecto a los destinos, todos están decreciendo, con especial gravedad hacia el Reino Unido (-40%), salvo el importante aumento a Dinamarca (+163%).

 

Con este panorama tan dispar, la valoración de un 5,8 que otorgan las empresas a la situación, mejora tras la abrupta caída al inicio de la pandemia, que con un 4,1 no superaba el aprobado. Sobre las expectativas para finalizar el año se mantienen pesimistas, con un valor de 42,7 puntos en un baremo de 0 a 100.

 

Como hemos visto, tras largos meses de crisis sanitaria y económica global, el sector del metal de la Comunidad Valenciana sigue gravemente afectado, en el acumulado del año de enero a septiembre, con una disminución en su facturación; en el volumen de exportaciones; y una pérdida de empleo del -3,3%.

 

En estos meses, FEMEVAL y sus asociaciones hemos puesto toda nuestra estructura y medios a disposición de las empresas para ofrecerles cercanía, agilidad y capacidad de respuesta ante la incertidumbre y los constantes cambios normativos que han afectado al ámbito económico, profesional y laboral.

 

Meses en los que no hemos parado de solicitar responsabilidad para evitar malas prácticas, así como políticas económicas de recuperación a las administraciones para que nuestra industria, comercio y servicios del metal no entre en hibernación, porque con lo planteado hasta el momento, no resulta suficiente.

 

Así, y desde el respeto a la compleja situación que vivimos personas y empresas y con la prudencia que nos da reconocer que estamos ante un fenómeno vivo y en evolución, durante la primera ola nos aventuramos a proponer algunas potenciales soluciones que se recogen en el Plan de Reactivación del Sector Metalmecánico. MEDIDAS PARA EL DÍA DESPUÉS

 

Se trata de un documento que prioriza siete medidas que urgen se coloquen en la agenda pública. Entre ellas, la reorientación al mercado local y la reactivación industrial (con estímulos al consumo y acciones dirigidas a diversificar, observar, traccionar y gestionar); mejora de la competitividad (apostando por mercados laborales ágiles, un mercado financiero al servicio de la economía real y la flexibilización de la Administración); el crecimiento y cooperación empresarial; una necesaria transformación digital, fomento de las TEICS e incentivos públicos; abogar por una innovación abierta, salud y  nuevos retos para el sector; por las energías renovables, autoconsumo y movilidad, así como propuestas para recuperar y gestionar el talento y mejorar la cualificación.

 

Y en estos meses, en los que estamos viviendo una transformación del modelo productivo, de la forma de trabajar y de relacionarnos, hemos trabajado también junto a la CEV, en la definición de un Plan para que se invierta y apueste por la industria como sector que debe liderar el cambio hacia un modelo sostenible y resiliente.

 

Pero como se dice al final todo pasa, todo llega y todo cambia. Y ahora es el momento de continuar y de desgranar cuál debe ser la hoja de ruta para afrontar las siguientes fases de una crisis que nos está imponiendo muchos retos y obstáculos que pueden ser realmente agotadores si no contamos con las mejores armas para hacer frente a los mismos.

 

Es momento de reflexionar sobre nuestras debilidades, fortalezas y oportunidades para encarar el futuro. Porque es evidente que no podemos alcanzarlo con los elementos que o se han agotado o están a punto de hacerlo.

 

Ni la pandemia, ni las lecciones aprendidas, han terminado. Lo que ya sabemos es que de esta crisis saldremos, asumiendo que somos más vulnerables, y que cuando arranque la recuperación, determinados sectores como el metalmecánico partirán con ventaja porque ha sabido demostrar su propósito y hacerlo realidad.

 

No es el momento de desanimarnos por esta situación. El coronavirus nos ha arrojado a un ruedo en el que hay que pensar en nuevas estrategias y formas de actuar para capear la crisis.

 

Tenemos que fortalecer lo que es nuestro, nuestras empresas, ya bastante debilitadas por la alta dependencia de proveedores externos; por la inexistencia de planes de contingencia y continuidad; por la falta de conocimiento del sector productivo y por el incipiente estado de digitalización de las empresas y la administración.

 

Tenemos que seguir trabajando, no solo desde el sector productivo, sino desde toda la estructura que compone la sociedad, y por lo tanto desde el sector público para sumar voluntades encaminadas a dar respuestas ágiles.

 

Tenemos que ser capaces de crear un Plan de Recuperación bien articulado que incluya una estrategia consensuada con los agentes económicos y públicos que gravitan en nuestra actividad para facilitar el incremento del peso de la industria en todas los ejes de innovación y transformación digital; formación y calidad del empleo; energía y cambio climático; infraestructuras y áreas industriales avanzadas; economía circular y sostenibilidad; seguridad industrial; internacionalización y fomento del consumo; cooperación empresarial y políticas públicas y gobernanza.

 

En síntesis, tenemos que lograr acuerdos en la dirección a seguir, para que nos sirvan de referencia y nos prevengan de los continuos ciclos pendulares por los que nos tienen acostumbramos a ir y venir sin resolver lo esencial para nuestro desarrollo.

 

Debemos implantar la idea de una estrategia diferente, complementaria a la actual, donde se asienten programas con una dotación presupuestaria sólida, consistente y eficiente a largo plazo. Entre ellos la correspondiente al Plan Estratégico de la Industria Valenciana para la modernización de inversiones y adecuación de éstas a los nuevos retos digitales y que se haga una apuesta estratégica por la industria 4.0.

 

Debemos favorecer la cooperación de las empresas suministradoras y proveedoras de sectores estratégicos en la Comunitat Valenciana para eliminar la dependencia de proveedores foráneos, y reactivar el Observatorio Valenciano de la Industria y los Sectores económicos.

 

Se tienen que armonizar las exigencias medioambientales en línea con la normativa nacional y europea, así como agilizar y simplificar los procedimientos administrativos relacionados con la instalación y puesta en marcha de actividades productivas, desarrollo de procesos y puesta en el mercado de productos, así como implantar, sin más demora, una verdadera Administración 4.0 que impulse la tramitación telemática de los procedimientos. Con ello evitaremos el cambio permanente de las reglas de juego, que nos gastan energías y recursos de forma improductiva.

 

Debemos mejorar el nivel formativo para asegurar una mano de obra altamente cualificada, comprometida y adaptable para nuestro sector. Para ello hace falta una revisión y adaptación de los planes de formación continua y ocupacional a las nuevas necesidades del sector productivo mediante el diálogo con las organizaciones empresariales y sindicales; el impulso y agilización de los certificados de profesionalidad y acreditación de competencias profesionales y otras medidas como la atracción y retención del talento.

 

Y se debe también configurar un mercado financiero al servicio de la economía real que contemple una amplia dotación de instrumentos extraordinarios de liquidez, más facilidades y flexibilidad de los prestamos ICO, mantener los avales del Estado, y agilizar su tramitación, así como, favorecer la cadena de pagos y, con ello, evitar el cierre de empresas intermedias e impagos de las mismas. A la par que necesitamos una mejora substancial en el funcionamiento de las instituciones públicas para asegurar la transparencia y la eficiencia.

 

Debemos ser creativos para adaptar nuestros modelos empresariales y organizacionales a los nuevos escenarios donde la innovación, la sostenibilidad, el talento y la transformación digital serán la base de crecimiento. Una tarea que desde FEMEVAL ya estamos trazando con nuestro V Plan Estratégico para 2021-2024.

 

Un cuaderno de bitácora que definimos cada cuatro años y que permite revisar nuestra gestión con mirada autocrítica para detectar fortalezas y debilidades e identificar líneas estratégicas para, por un lado, conseguir un modelo de gestión basado en la calidad y mejora continua. Y, por otro, definir acciones que traduzcan nuestra visión, misión y estrategias en resultados tangibles.

 

Este es nuestro horizonte. Mantener la guardia alta para ser cada vez mejores y continuar actuando de manera responsable, trasparente y sostenible como siempre lo hemos hecho. Y con la gran meta de poner en valor a lo que realmente nos mueve que son nuestras empresas asociadas.

 

Y aún nos queda mucho camino por recorrer porque 2021 va a ser un año de más retos. Tenemos ante nosotros, el cierre de una negociación de los convenios colectivos tanto de Industria, Tecnología y Servicios como de Comercio del Metal que acabamos de iniciar. Ambos sectores siempre se han caracterizado por su proactividad, flexibilidad, fortaleza y por generar empleo estable y de calidad. Nuestra meta como agentes sociales es que continúen siéndolo con los que esperamos dotar de instrumentos flexibles a las empresas y a sus personas trabajadoras para su adaptación al cambiante entorno socioeconómico y a las nuevas formas de trabajo que asoman en el horizonte.

 

Creo sinceramente que estos son factores indispensables si queremos que nuestra economía no pare. Y que no es el momento de afear la conducta a ninguno de nuestros dirigentes. Ya habrá tiempo de analizar sus actuaciones y sacar conclusiones.

 

Si algo nos ha revelado el coronavirus, y en particular a las empresas y a sus organizaciones representativas, es quiénes podemos ser cuando somos nuestra mejor versión.

 

Espero que cuando nos veamos el año que viene, en la próxima edición de los Premios FEMEVAL, sea presencialmente, y podamos decir que esto pasó o que estamos ya en la rampa de recuperación.

 

Ahora, para trazar el camino y ganar, toca seguir poniendo en la balanza disciplina, constancia, rigor, imaginación, audacia, madurez y responsabilidad.

 

Muchas gracias,

 

INTERVENCIÓN COMPLETA